Información General

Normas de Convivencia

 

Nuestra Institución, abierta a su comunidad, comparte fielmente con todos sus miembros las voces de sus fundadores.

 

“La corrección para que sea provechosa ha de tener las siguientes cualidades:

1ª Que se haga en tiempo oportuno y sereno.

2ª Que no se haga delante de otra persona.

3ª Que se haga rogando en vez de imperando.

4ª Que sea con firmeza pero mostrando amor al que se corrija.

5ª Que la corrección encierre instrucción y ánimo.”

(P. José María Bustamante s.j.)

 

“Me tomo la libertad de recordarles la lectura frecuente del reglamento para imbuirse en su espíritu y hacer la caridad con más prudencia y mejores resultados. Yo creo que lo leerán”.

(P. David Luque)

 

“Yo pienso mucho en todos ustedes aunque los tengo lejos, pero me ocupa constantemente la idea de la perfección y la santificación de cada uno …” “Creo poder mandarles pronto un cuadernillo de las costumbres de la congregación que les aclararán muchas dudas”.

(Venerable Catalina de María Rodríguez)
Disciplina y Convivencia

En toda organización educativa, la disciplina escolar es uno de los componentes que condicionan el funcionamiento de la Institución. A través de las normas de convivencia, se invita a los alumnos a adoptar una actitud positiva frenta a la vida en comunidad.

La disciplina externa se apoya en un trabajo de valores que fortalecerá una disciplina interna, necesaria para el desarrollo de la autonomía y el crecimiento personal, contribuyendo a una convivencia más armónica.

Los padres por ser los primeros y principales educadores de sus hijos, están implicados de forma muy directa en la aceptación y cumplimiento de las normas propuestas por el Colegio.

Haciendo vida el carisma se procurará la reparación de las faltas a través de acciones concretas:

I.       Diálogo docente – alumno.
II.     Realización de acciones reparadoras.
III.    Diálogo del docente con los padres, dejando constancia escrita de lo acordado.
IV.    Apercibimiento escrito según la gravedad de la falta.
V.     Diálogo del directivo con los padres.
VI.    Suspensión.

El comportamiento del alumno durante el ciclo lectivo condicionará su matriculación para el año siguiente.

Los alumnos, según el deseo de nuestros fundadores, son “…la porción de la viña que el Señor nos ha confiado para cultivarla… formar el corazón… y hacerles abrazar la práctica de las virtudes cristianas, que Nuestro Amo el Sagrado Corazón vino a enseñarnos… para que sean buenos hijos, buenos esposos, buenos padres, en una palabra buenos cristianos y así vivan felices y… lleguen al cielo…”

P. David Luque. Del Reglamento para los Colegios de las Hermanas del Corazón de Jesús.

 

Es deber de los alumnos:

• Poner empeño y responsabilidad en el estudio
• Asistir puntualmente a las clases respetando el horario de entrada y salida
• Quien ingrese después del horario establecido tendrá tardanza. La acumulación de llegadas tarde se contabilizarán como inasistencias.
• Participar en momentos espirituales, convivencias y retiros.
• Respetar a los docentes y miembros del establecimiento aceptando sus consejos u orientaciones.
• Cumplir con la correcta presentación del uniforme e higiene diaria.
• Acudir con la documentación que requiera notificación de los padres: resultados de evaluaciones, circulares y permisos especiales.

 

• Concurrir a clase con el material solicitado en condiciones.
• Conservar el orden y la limpieza de todas las instalaciones del Colegio y usarlas responsablemente, haciéndose cargo de los daños que ocasionen.
• Mantener un comportamiento virtuoso.

a) Obedecer y respetar a sus docentes y mayores.

b) Respetar a sus compañeros. En el trato evitará formar grupos cerrados, vocabulario inadecuado, burlas, insultos y agresiones físicas y verbales.

c) Comportarse de manera digna vistiendo el uniforme, ya que en todo momento testimonia al Colegio.

d) Manifestar respeto, silencio y/o recogimiento en los lugares y momentos que lo exijan (Formación, actos, celebraciones, etc.)

e) No apropiarse de lo ajeno.

f) No alterar y/o falsificar documentación del Colegio.

g) No ausentarse de actividades y/o clases sin autorización.

Los padres, primeros y legítimos educadores de sus hijos, libremente eligen este Colegio para su formación. Esto implica que adhieren a los valores y principios, ya que son compatibles con la educación familiar impartida.

 

Por lo tanto es deber de los padres:

1) Conocer los objetivos de la Comunidad Educativa y colaborar con el logro de los mismos.

2) Integrarse a la Comunidad Educativa participando activamente en conferencias, jornadas espirituales, culturales y sociales y catequesis familiar

3) Aceptar y valorar la realización de tiempos espirituales, retiros anuales, campamentos, convivencias y clases de catequesis, a fin que los alumnos puedan ser miembros activos y participativos de su propia formación.

4) Presentar toda la documentación requerida por el Colegio en tiempo y forma.

5) Concurrir periódicamente y cuando fuere citado para ser informado del avance del proceso Enseñanza Aprendizaje, respetando el horario establecido de consultas con el personal docente.

6) Justificar las inasistencias con certificado médico o nota firmada por el tutor.

7) No ingresar a la sala de clase durante el horario escolar.

8) El retiro anticipado del alumno deberá ser solicitado personalmente por el padre o tutor. Si el traslado del mismo estuviere a cargo de un tercero, éste debe presentar autorización con la firma de quien la ha registrado en el Colegio, previo trámite administrativo en la secretaría o preceptoría.

9) Arbitrar los medios necesarios para brindar apoyo psicopedagógico y/o psicológico al alumno/a a su cargo cuando la Institución lo requiera.

10) Cancelar el arancel mensual y matrícula anual en la forma y plazos fijados para el presente año lectivo.

11) Cumplir con los horarios establecidos por la Institución para la entrada y salida de los alumnos.